Normativa: los secretos de las etiquetas de los alimentos

Todos sabemos leer las etiquetas de los alimentos, pero ¿entendemos siempre lo que dicen? ¿Sabemos a primera vista si falta algún dato importante? Aprender cómo leer las etiquetas de los alimentos es algo que deberíamos hacer todos los consumidores, pero especialmente los gerentes de los bares y de los restaurantes, los responsables de cocina, los cocineros y los pinches de los comedores escolares, etc. La razón es sencilla: estos profesionales son los que deben cerciorarse de que el producto alimenticio que van a utilizar cumple religiosamente con la normativa vigente en materia de etiquetado.

Hoy en nuestro blog vamos a dedicar nuestro artículo al etiquetado de los alimentos, una información que te servirá tanto para casa como para garantizar la salud y la seguridad de los clientes de tu bar, restaurante, cafetería, pizzería, pub…

Etiquetas de Alimentos: Lo que Necesitas Saber

Información obligatoria del etiquetado de alimentos

El etiquetado de alimentos en España está bien regulado y, además, en la página web de AECOSAN – la agencia española de seguridad alimentaria y nutrición- podemos encontrar tanto notas y artículos útiles sobre el etiquetado de los alimentos, como la diferente legislación que regula este importante tema para el consumidor.

AECOSAN etiquetado

A continuación anotamos las principales normas legislativas que hacen referencia al etiquetado de los alimentos. Pulsa sobre cada una de ellas para acceder al documento oficial.

  • La norma general de etiquetado del Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio.
  • El Reglamento UE 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor (Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo).
  • Reglamento 41/2009 de la Comisión, de 20 de enero, sobre la composición y etiquetado de los productos alimenticios apropiados para personas con intolerancia al gluten.
  • Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero sobre información alimentaria en alimentos no envasados.

¿Leemos las etiquetas de los alimentos?

Hace un par de años la OCU– Organización de Consumidores y Usuarios- publicó un interesante documento que recogía los resultados de una encuesta realizada a sus socios sobre el etiquetado de los alimentos. Algunas de las estadísticas que aparecen en ese informe son, como mínimo, para echarnos a temblar. Mira:

Un 5 % de los consumidores no mira nunca la etiqueta de los alimentos que compra o que consume.

Un 96 % de nosotros reconocemos que sólo leemos la parte de la etiqueta en la que aparece la fecha de caducidad o de consumo preferente.

Algo más del 56 % de los consumidores afirma que mira la etiqueta para ver si tiene muchas o pocas calorías.

Cerca de un 55 % de los encuestados afirma no leer la etiqueta, pero sí las instrucciones de preparación del producto (microondas, plancha, horno, freidora, etc.).

Etiquetas de Alimentos: Lo que Necesitas Saber

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

Si te parece, vamos a romper la estadística de la OCU tomando nota de los siguientes consejos útiles sobre las etiquetas de los alimentos que compramos para nuestro local de restauración o para nuestro propio hogar:

1. Acostúmbrate a leer siempre y en detalle las etiquetas de los productos envasados.

2. Fíjate en que la etiqueta aparezca escrita en castellano o en el idioma oficial de tu Comunidad Autónoma. Desconfía de los productos que no incorporen una traducción del etiquetado.

3. Respecto a la información nutricional, recuerda que a partir del 2017 los fabricantes ya están obligados a cumplir con la normativa europea que se publicó hace más de 6 años. En esa normativa se hace especial referencia al orden en el que tiene que aparecer la información sobre los nutrientes del producto, es decir:

Valor energético del alimento (kilojulios o Kj y kilocalorías o Kcal).

– Grasas, especialmente el volumen de grasas saturadas que incluye el alimento envasado. Acuérdate de lo que comentábamos en nuestro artículo sobre el aceite de palma y los posibles riesgos que entraña para la salud de tus clientes y de tu familia.

Hidratos de carbono.

Azúcar. Hoy en día casi todo lleva azúcar y no sólo los dulces, la bollería industrial, las galletas o el pan de molde. La mayor parte de las salsas compradas incorporan una cantidad de azúcar superior a la cantidad diaria recomendada por las principales autoridades sanitarias. También incluyen azúcares procesados los productos pre cocinados, los congelados tipo pizza o empanadillas, los refrescos, las bebidas energéticas, etc.

Sal, también denominada en las etiquetas como “cloruro de sodio” o “glutamato de sodio”.  Otro de los problemas principales de los alimentos procesados es la cantidad de sal que incorporan las recetas, una cantidad superior a la recomendada por la OMS– Organización Mundial de la Salud- y que, a la larga, tiene serias consecuencias para nuestra salud. De hecho la OMS se ha propuesto que el mundo reduzca la cantidad de sodio de su dieta en un 30 % para el año 2025 y, así, intentar reducir un montón de enfermedades derivadas del consumo excesivo de sal (infartos de miocardio, embolias, etc.). Pulsa aquí si quieres leer el informe completo de la OMS.

sal etiquetado

 

Para cerrar este artículo nos gustaría dejarte un enlace que a nosotros nos parece interesante: una Guía Informativa publicada por AECOSAN que recoge los datos que tienen que aparecer en los alimentos que compramos al por mayor y sin envasar, unos productos que los restauradores suelen adquirir para abaratar un poquito los costes.

etiqueta no envasados

Esta guía es gratuita, échala un vistazo y, muy importante, recuerda que no es papel mojado, es un documento que te va a ayudar a mejorar la calidad de los productos que ofreces a los clientes de tu local. Pulsa aquí para descargar el documento en formato PDF.

Y ahora nos gustaría que nos respondieras a una pregunta: ¿vas a leer a partir de ahora el etiquetado de los alimentos que prepararás en tu cocina industrial?

Comparte esta publicación...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad